Johan Cruyff: Fuerza Total

Archivado en: 

Es posible que muchos de ustedes que hoy visitan este portal no hayan tenido la oportunidad - me incluyo- de verlo jugar, de maravillarnos con su genialidad en el campo, de verlo comandar a un equipo que -de acuerdo a los relatos- jugaba simplemente espectacular; fútbol total. 

Pero si amas el este deporte seguramente sabes quién es Johan Cruyff, miembro ilustre y líder -junto a otros grandes jugadores- de la original Naranja Mecánica, aquella que durante los años 70 maravilló al mundo con su forma de jugar. Cruyff fue figura y multi-campeón con el Ajax de Ámsterdam, donde tuvo sus mejores y mayores proezas, además un paso interesante por el Barcelona. 

Las nuevas generaciones tenemos otros héroes que también ya forman parte de la historia, aún en su ascendiente carrera, pero vale la pena echar un ojo a aquellos videos y relatos de lo que Cruyff hacía en el terreno de juego. Un tipo espigado con una técnica sensacional y rápido como el que más de pensamiento y obra. 

Compartió época con grandes colosos y aún sin haber logrado la máxima Gloria, ganar la Copa del Mundo, supo entregarnos magia y llevar a un pequeño país a figurar entre los más grandes de Europa.

Con Cruyff, Holanda mantuvo en vilo a Alemania entera en el Mundial de 1974. Y aunque cuatro años más tarde decidió no participar más con la Selección Nacional, dejó un sello imborrable que llevó al equipo a jugarle al límite al anfitrión Argentina, dejando para siempre la incógnita de qué habría pasado si Johan hubiera alineado aquel día en Buenos Aires.

Los holandeses revolucionaron el fútbol: lo hicieron divertido, atrevido, práctico… casi perfecto. Tan cerca de la perfección, que el perder esas dos finales  de forma consecutiva, los marcó como los eternos campeones sin corona. 

Como entrenador -a mi parecer- sentó las bases de lo que hoy es el Barcelona, un equipo que siempre fue grande, pero que en su etapa logró robarle los reflectores al Real Madrid. Cruyff cimbró la Liga Española con su Barça. Parece que a varios ya se les olvidó -o quieren olvidarlo-, pero a mí no. A los madridistas de corazón no se nos olvida y se lo agradezco, porque pudimos aprender a respetar esa rivalidad. 

Hoy el gran Johan comenzó un torneo mucho más importante, el más difícil de su carrera. Hoy el gran flaco holandés está enfermo y lucha contra el cancer de pulmón. Yo, que no tuve la fortuna de verlo jugar, de dar esa gran batalla en Múnich, deseo que pueda pelear y levantar el trofeo más importante de su vida. Que pueda vencer al cáncer como el gran capitán que fue en las canchas y sentado en el banquillo de entrenador.

Hoy, quienes queremos este deporte y a sus grandes figuras, esperamos que Johan Cruyff nos de una enorme lección en la cancha más difícil, y llegue a ganar la final y levantar la copa en el juego de la vida.

Força Johan; Johan kracht, que el juego aún no termina.