Real Madrid Lleva la Décima ‘Orejona’ a sus Vitrinas

Archivado en: 

En Europa, donde el fútbol sí es serio, Madrid es el Rey. El poderío del equipo merengue y la historia pesaron en el Estádio da Luz de la capital portuguesa.

El encuentro fue mucho más parejo que el contundente marcador final 4-1 favorable al Real Madrid. El Atlético se quedó nuevamente a un minuto de ser campeón de Europa, como hace cuarenta años cuando terminaron perdiendo el título el 15 de mayo de 1974 ante el Bayern Munich. En aquella ocasión Luis Aragonés marcó el gol al minuto 114 en el alargue con un tiro libre impecable que parecía le daba el título al equipo español. Pero llegó Hans-Georg Schwarzenbeck para arruinarles la fiesta anotando un gol producto de un potente disparo de larga distancia que se clavó en la portería defendida por Miguel Reina.

El resultado provocó que se jugara un partido de desempate, pero el golpe anímico para los madrileños fue muy fuerte. Uli Hoeness y Gerd Muller aniquilaron al ‘Atleti’ con contundentes dobletes. Hoy, cuatro décadas después, el destino le vuelve a jugar una mala pasada ante el rival odiado; si había un partido que los colchoneros querían ganar, era el derby contra Real Madrid en la final de la Champions.

El Atlético jugó un gran partido, fiel a los ideales del técnico Simeone. Se entregaron en la cancha y, con más corazón que fútbol, se quedaron a un minuto de ser campeones. Real Madrid mejoró mucho en la segunda mitad, especialmente con la entrada de Marcelo. Los últimos minutos del tiempo regular fueron un vendaval, atacando consistentemente y metiendo en aprietos al conjunto colchonero. Fue tal el agobio –y el agotamiento de los pupilos del ‘Cholo’- que terminaron por doblarse. Un impecable remate de cabeza de Sergio Ramos mandó el partido a los tiempos extra.

El Atlético se veía claramente abatido, física y mentalmente. Su única opción era aguntar 30 minutos y esperar los penales. Pero Real Madrid no aflojó. Con un gol de Gareth Bale acabaron con las esperanzas de su rival. Después llegó el gol de Marcelo que terminaría por hundir al Atlético. Los minutos que faltaban eran mero trámite para que los merengues se alzaran con la ‘Orejona’.

Sólo entonces comenzó el ‘show’ del desaparecido Cristiano Ronaldo.

El portugués, ya con el partido en la bolsa, se burló del rival tirándose bicicletas y luciéndose en la cancha. Al final se marcó un penal que cobró el propio Ronaldo dejando los cartones finales 4-1. CR7 festejó airadamente, quitándose la camiseta y provocando el descontento de muchos en la chancha (y fuera también). El partido se ensució con la falta de clase de la estrella merengue y el marcador terminó siendo aplastante, cunado estuvieron a un minuto de quedarse con las manos vacías.

No digo que el poderoso equipo blanco no sea un digno campeón; tampoco digo que no fuera un triunfo merecido, porque lo fue. Pero así como hay que saber perder, también hay que saber ganar… mucho más cuando enfrentaste a un digno rival como lo fue el Atlético de Madrid.

Así llegó la décima ‘Orejona’ para el más grande equipo del fútbol mundial, le guste a quien le guste; le duela a quien le duela. Mourinho y Pep se quedaron con las ganas. La gloria es para Ancelotti y su Real Madrid. Mención aparte para Ánguel Di María, vaya partidazo que nos regaló el argentino. Sin duda, el jugador más valioso de la final.

Ya vendrá la revancha para el Atético. Si mantienen al ‘Cholo’ (que seguramente estará en el banquillo colchonero por mucho tiempo), tienen con qué regresar a pelar el título. Por lo pronto, son campeones de Liga y hoy se tienen que ir satisfechos con su entrega en la cancha.

¡Hala Madrid!, y felicidades a todos sus seguidores. Festejen, se lo tienen bien merecido.