América vs. Guadalajara: Clásicos Recuerdos

Archivado en: 
Fecha del Evento: 
Sábado, 26 Septiembre 2015
Lugar del Evento: 

América y Guadalajara se juegan en esta edición del Clásico Nacional del Apertura 2015 algo más que un partido de esta serie histórica. Lamentablemente los últimos partidos han dejado mucho que desear, futbolísticamente hablando. Del "Clásico" hace muchas ediciones que sólo queda el mote, aunque para la afición siempre trae buenos y malos recuerdos.

Entre los grandes recuerdos para los americanistas, siempre estará el domingo 10 de junio de 1984, fecha en que las Águilas del América obtuvieron el título en la única final disputada entre los dos clubes más ganadores y populares de nuestro fútbol. Muchos aún nos saboreamos aquella soberbia atajada de Zelada al cobro de tiro penal de Cisneros. Sin duda, el mejor América que me ha tocado ver, el que me enamoró. 

Y como olvidar la noche en la que Edú se volvió loco con una "rabona", coronada por Toninho con un soberbio remate con la cabeza que enloqueció al Coloso de Santa Ursula. Más recientemente, en la semifinal del Clausura 2007, los de Coapa vencieron a las Chivas en la vuelta en el Jalisco 0-1, cobrando revancha de la semifinal del torneo previo. 

Así podríamos seguir con los buenos recuerdos, pero también los hay malos. Para los más viejos aficionados americanistas aún duele aquel 7-0 que las Chivas le propinaron al América en los años cincuenta;  o el también humillante 5-0 bajo el fugaz mando de Ricardo A. Lavolpe. Pero sin duda la que más duele -al menos en la época moderna- es aquella semifinal de 1983 en la que un terrible trabajo arbitral de Edgardo Codesal repercutió en una bronca monumental y la eliminación del América que había roto récord de puntos en la Liga. Las Águilas habían jugando espectacular, pero perdieron 3-0 en la vuelta. ¡Cómo lloré esa tarde!

Qué gran oportunidad se presenta una vez más para el América de provocarle al Guadalajara, y a sus aficionados, una tarde tan amarga que no puedan olvidar, que los mantenga en los últimos lugares de la tabla de cocientes. Humillar a un Guadalajara -que a pesar de la llegada de Matías Almeyda al timón del "Rebaño Sagrado"- se muestra como un equipo sin pies ni cabeza.

Ahí estaremos siendo locales, viviendo el Clásico apasionadamente, sin caer en fanatismos absurdos, porque el Clásico debe ser fiesta. Si hay un ganador, el perdedor tendrá que soportar las famosas burlas al día siguente en el trabajo, o en la escuela. Pero por más coraje que se tenga, si el resultado no es el esperado, hay que aguantar porque es parte del juego (siempre que sean sanas, o en buen plan). 

Venga el Clásico, está marcado en el calendario desde hace meses. Vamos al estadio; que se llene el Azteca y por supuesto (para los aficionados americanistas), ¡vamos América!, que queremos otro "clásico y bonito recuerdo".