La Oscuridad Tiene Ruido

Archivado en: 
Fecha del Evento: 
Martes, 18 Febrero 2014

Sonorama, arte sonoro en el Chopo

El ruido como música, la música como ruido, la experimentación sonora como vínculo entre una y otra, para algunos antitéticas, distantes cual agua y aceite. Pero no son distantes, van de la mano, todo depende del oído que las oiga.

                  El Foro del Dinosaurio del Museo Universitario del Chopo abrió sus puertas a una horda de locos gustosos de escuchar ruidos en la oscuridad, apasionados de eso que algunos llaman arte sonoro. Los gurús de ocasión fueron Arcángel Constantini, Juan Pablo Villegas, Gerardo García de la Garza, Israel Martínez (sin duda, el exponente más alto en la actualidad del arte sonoro mexicano) y como invitado especial Klaus Filip. Todos ellos reunidos en un concierto llamado +2db, el segundo emanado de Sonorama, una exposición imperdible para todo aquel que se precie de seguir el arte sonoro.

                 La presentación duró tres horas. Las butacas lucieron llenas en un inicio, sin embargo es justo subrayar que con el paso del tiempo se fueron vaciando a cuentagotas en una clara muestra de que esta actividad es cada vez más conocida, pero siempre de difícil apreciación, en especial cuando se escucha en vivo. El público, en su gran mayoría joven, aplaudió cada uno de los cinco actos, cada uno de duración aproximada de media hora. Al finalizar la jornada, los cinco artistas sonoros se reunieron en el escenario para armar algo que en la música pop se definiría como palomazo.

Sobre Sonorama

+2db es el segundo concierto realizado a propósito de la exposición Sonorama, el primero se llevó a cabo el 30 de octubre de 2013, en la “Sesión maratónica de música experimental”. Ambos sirvieron como apéndices vivos y como invitación o complemento de la exposición. En Sonorama, el visitante pudo encontrar desde la posibilidad de escuchar con la boca por medio de una oblea de plástico hasta componer su propia experimentación con ayuda de unos sintetizadores puestos ex profeso.

                El objetivo de Sonorama y los conciertos emanados de ella fue claro: demostrar que la Ciudad de México está a la vanguardia en esta que algunos señalan como parte de las “nuevas bellas artes” (junto al video arte, el diseño web, los performance, etcétera). Afortunadamente el Chopo, actualmente bajo la batuta de Pacho, conocido por muchos gracias a su paso por la batería de Maldita Vecindad, no es la única institución preocupada por llevar a cabo este objetivo, sino que el MUAC (mediante su Sala de Experimentación Sonora), el MUCA Roma y la Fonoteca Nacional, entre otros, están al pie del cañón en estos menesteres.

                Lamentablemente, Sonorama dejó de exhibirse en el Chopo el 9 de este mes y el concierto +2db fue el cerrojazo definitivo de la exposición.