Neza Festeja en Grande: Más de 150 Mil Invitados Bailan al Ritmo de Café Tacvba

Archivado en: 
Fecha del Evento: 
Domingo, 4 Mayo 2014

(Cuando publiqué la nota, justo saliendo del concierto, aún no se había dado a conocer la información oficial. Ahora sabemos que fueron 230 mil asistentes según el Municipio de Neza. Yo hice mi cálculo en medio del mar de gente, evidentemente me faltaron de contar unos cuantos. Gran concierto; impresionante convocatoria.)

A finales del pasado mes de abril, en el municipio de Nezahualcóyotl empezó la celebración de su 51 Aniversario (1963-2014), con diferentes eventos, todos gratuitos. Los más afamados son los conciertos en los que Celso Piña, El Gran Silencio, Tex Tex, Las Víctimas del Dr. Cerebro, Panteón Rococó y Ximena Sariñana estuvieron presentes.

Hace unas horas, las bandas encargadas de seguir con esta festividad fueron La Lupita y Café Tacvba, en la Cd. Deportiva del Bordo de Xochiaca y sí, les voy a contar lo ocurrido, pues hace muchos años no tenía una experiencia tan singular.

Llegué a las 19:00 hrs. para alcanzar “un buen lugar” -cabe mencionar que iba con un fan de hueso colorado de los tacvbos-; la organización por parte del municipio me pareció bastante buena, muy amables los colaboradores y el personal de vigilancia. Para llegar al escenario se tiene que caminar un poco y a Juan Zepeda (presidente en turno de Nezahualcóyotl) se le ocurrió dar agua en conos para hacer el camino más fresco.

Prohibido entrar con cigarros y encendedores, además de cinturones y todo lo que sabemos no se permite en los conciertos. La explicación que me dieron acerca de los cigarros fue que −no sé si sepan que la Cd. Deportiva de Neza está construida sobre los basureros tan famosos del Bordo de Xochiaca− los gases que aún desprende la basura que está en estado de descomposición puede provocar una explosión. Sí, así como lo leen. Puede que me hayan querido “chorear”, puede que no. Por si las dudas, me aguanté las ganas de un cigarrín.

Llegando al escenario noté que el público asistente se conformaba por jóvenes de 15 a 25 años y los perdidos, uno que otro chavo-ruco. Ya había bastantes personas. Mi ubicación fue viendo de frente al escenario, del lado derecho; no muy adentro, no muy afuera.

19:30 hrs. Y, ¡oh, sorpresa! Amandititita aparece para cantar sus cumbias por 15 minutotes. Dicha actuación no estaba programada y créanme, nadie la esperaba, ni la quería. El público se encargó de abuchearla y pedirle que se fuera. ¡Pobre! Pero tenían razón. Siempre lo he dicho, si Rockdrigo viviera seguro se moriría al ver y oír lo que su hija hace y canta. No le fue bien a Amanditita y se dio cuenta, aun así, mandó besos y bendiciones para todos nosotros. ¡Ah, sí! Lino Nava se subió a tocar “La Muy Muy”. Ese Lino es un loquillo.

El clima como siempre hizo de las suyas. Empezaron pequeñas gotas, de esas que a nadie le preocupan, “espanta mugrosos” les llaman. 20:00 hrs y La Lupita sale a dar su show. Ahora sí, los chavos estaban felices perooo… no todos. Yo no. Es cierto lo que cuentan, con el paso de los años uno va cambiando su ubicación en un concierto. Las primeras notas se escuchaban y los brincos de la juventud se hacían presentes. Yo me dejé llevar de un lado para otro porque no tuve de otra. Vaya que tienen mucha pila.

La lluvia empezó a tomar fuerza, así como los adolescentes que no paraban de cantar y de bailar (brincar y brincar). 135 mil personas ya estaban dentro y seguían llegando más. No tuve escapatoria, era unirte con el enemigo para no salir tan afectado. Pedía que no tocaran “Contrabando y Traición” porque iba a terminar hecha puré y, como era de esperarse, la tocaron. No entiendo cómo le hacen para grabar, sacarse selfies, cantar, brincotear y limpiarse la cara de tanta lluvia al mismo tiempo. Son unos guerreros.

20:50 termina La Lupe y empieza el cambio de set eterno para ver a los estelares: Café Tacvba. Ahora sí, ¡señor aguacero! Un diluvio se disfrutaba. Sobre todo cuando no tienes para dónde hacerte y no traes con qué taparte. Mientras me preocupaba por mi salud y por mis tenis que tenía que lavar, los de a lado se quitaban la playera y pedían “chichis pa’ la banda” a las muchachitas que quisieran cooperar.

Dolor de espalda (por tanto codazo), ropa empapada y mucho frío eran los síntomas precisos para emprender mi huida pero no, era un mar de gente que te impedía salir y cuando me di cuenta estaba más adentro. ¡Qué Café Tacvba ni qué nada, yo quería una toalla y un té! 21:40, se apagan las luces, deja de llover −¡Por fin!− y empieza “Pájaros” (primer rola del El Objeto Antes Llamado Disco) ¡Otra vez a saltar!

Entre tanto griterío la voz de Rubén se escuchaba perfectamente, cada instrumento te hacía vibrar el cuerpo. Dicen que hay un músico más en todas las bandas que el público no conoce porque no está en el escenario junto con ellos, está en la consola, ése es el ingeniero de audio. En este caso, dicho ingeniero se lleva todo mi respeto. Amandititita sonó ¡horrible! La Lupita un poco menos, pero Café Tacvba se oía claro, bien, a volumen adecuado. Lo mismo ocurrió con el ingeniero de luces. El aspecto visual también hace la presentación de la banda.

Éxitos intercalados con algunas nuevas rolas fue lo que mostraron los tacvbos a los espectadores que respondían con aplausos todo el tiempo. Héctor (La Lupita) cantó “La Ingrata” y Álvaro Henríquez (Los Tres) “Déjate Caer”. Valió la pena que el agua se fuera escurriendo por el cuerpo, incluso valió la pena el abrazo que todos nos dimos. Sí, al final todos fuimos amigos. Eso fue debido a Rubén, ya saben que es pura hermandad y nos incitó al abrazo colectivo. 23:30 aproximadamente fue la hora en que terminó el concierto. Sin duda, Café Tacvba dejó satisfechos a todos, una vez más mostró que es una de las (pocas) mejores bandas mexicanas.