Dona tu Cabello y Regala una Sonrisa

Archivado en: 

Los padecimientos del corazón, diabetes mellitus y tumores malignos, siguen siendo las principales causas de muerte en México.

Específicamente en el caso de las mujeres, el cáncer de mama ocupa el primer lugar en la lista. La enfermedad cobra la vida de más de tres mil personas cada año. Lo más lamentable es que, en la mayoría de los casos, se pudo haber evitado; por falta de información, las pacientes acuden a solicitar atención en etapas avanzadas cuando hay poco que hacer.

‘Dona tu Cabello y Regala una Sonrisa’ busca hacer conciencia sobre la enfermedad y ayudar a esas mujeres y niñas que luchan día a día para ganarle la batalla al cáncer con la mejor calidad de vida posible.

“Encontramos la necesidad de los dos lados: el paciente oncológico que no encontraba una peluca buena (las de pelo natural son muy caras), y la persona que quería donar su cabello”, comenta Nancy Stich, directora de Relaciones Públicas y Mercadotecnia del Hospital ABC. “Nosotros lo único que hicimos fue juntamos a la persona que quiere dar y la persona que necesita recibir. Afortunadamente hemos encontrado mujeres muy generosas que quieren ayudar”.

Aunque el cáncer no se puede prevenir, si se puede detectar a tiempo, como comenta el Dr. Gerardo Castorena, médico oncólogo y director de las Clínicas de Diagnóstico de Mama ABC.

“Hay que tener cuidado con la palabra. No existe un modelo preventivo: es decir, no hay nada que yo pueda hacer para evitar que a una mujer le de cáncer. Lo que se puede hacer, es detectarlo en una etapa temprana. Entre más rápido se detecte, más probabilidades tenemos de curar a la paciente y de una manera menos agresiva”, afirma el Dr. Castorena.

Donar siempre implica un sacrificio. Ivette decidió hacerlo por una noble causa. “Nunca me había cortado el cabello, pero lo hago para apoyar a la gente que lo necesita, que es lo más importante”, me comentó casi con lágrimas en los ojos mientras dejaba su trenza en el contenedor. “Lo bueno es que el pelo vuelve a crecer”, decía con resignación.

“Para muchas mujeres el pelo es parte de su personalidad”, afirma Nancy. “Es su identidad, algo muy valioso para ellas y vienen a entregarlo con gusto. Estoy segura que cuando despierten en la mañana sabrán que hicieron algo bueno”.

El mensaje del evento es muy importante: aunque en muchos casos el cáncer no se puede curar, entre más rápido se detecte, mayor será la oportunidad de salvar la vida. El Hospital ABC tiene distintos programas que ayudan a hacer conciencia en distintas comunidades para enseñarles qué se puede hacer para no llegar al punto donde no ha vuelta atrás.

En 2014 con ‘Dona tu Cabello y Regala una Sonrisa’ se realizaron en total ocho pelucas.

“Toma entre tres y cuatro personas para poder hacer una peluca de buena calidad ya que el trabajo que se realiza es artesanal”, comenta Stich. “Este año queremos donar al menos unas 20 pelucas. Pero si sigue llegando gente, podríamos hacer muchas más”.

En 2015 se reunieron más de 160 personas que donaron su cabello por lo que podrían entregarse entre 45 y 50 pelucas a pacientes de oncología.

“Queremos quitarle el mensaje de miedo al cáncer. Queremos mandar un mensaje positivo de optimismo, de vida”, afirma el Dr. Castorena. “Hoy el cáncer no es igual a muerte. La probabilidad de salir adelante es mayor a la de perecer. Sabemos que cuando se detecta la enfermedad es un momento difícil… sí, pero es un momento de introspección. Tu fuerza es la que te puede sacar adelante. Para todos los que nos dedicamos a esto, es un honor acompañar a estas mujeres y niñas, y ayudarlas a salir adelante”.

En muchos casos, la salud emocional es mucho más importante que la salud física. Las pelucas ayudan a las pacientes a sentirse bien, a mejorar su estado de ánimo. Si una mujer que está pasando por un tratamiento de quimioterapia se siente atractiva, bien con ella misma, pueden tener una mejor calidad de vida, y sentirse más segura.

Tuve la oportunidad de platicar con la pequeñita de cinco años que donó su trenza y cuando le pregunté si sabía qué iban a hacer con su pelo me contestó: “sí, estoy orgullosa porque van a hacer una peluca para una niña con cáncer que la necesita”.

Si con estas palabras no se animan a donar, entonces no sé con qué.

Estoy seguro que en 2016 se realizará nuevamente el evento por lo que, si tiene el pelo corto, es un buen momento para dejárselo crecer. Donen al menos una vez, recuerden que es por apoyar una noble causa y crear conciencia sobre el cáncer en México.