Atajadores de pelotas, trabajo esencial para el Abierto Mexicano de Tenis

Los pequeños héroes ocultos que permiten que las cosas anden sobre rieles en las canchas
Archivado en : 
Publicación: 
Martes, 26 Febrero 2019
Fuente: 
Crédito: 
Juan Pablo García Noriega González
Sección: 
Género: 

Son fascinantes todos los detalles que se deben cuidar para que un torneo como el Abierto Mexicano de Tenis se pueda llevar a cabo. En muchas ocasiones, héroes ocultos que permiten que las cosas anden sobre rieles. Pocos se imaginan el trabajo que implica coordinar y entrenar a los niños atajadores de pelotas que aparecen en todos los partidos y cuyo trabajo es primordial para que éstos se puedan desarrollar con fluidez y seguridad para los jugadores.

Evaristo Cruz, la persona encargada de hacer la magia y mantener a los chicos motivados y físicamente preparados para aguantar el desgaste de los partidos y el calor de Acapulco, describió la importancia del equipo de atajadores para el Abierto.

Son muy importantes, porque lo que queremos es que el torneo fluya y los jugadores se sientan tranquilos, sin preocupaciones, porque ha habido casos en que una pelota mal atajada ha provocado accidentes terribles, dañando a los jugadores; de ahí la importancia del trabajo que realizan los chicos, comenta Cruz.

"La selección de los niños se realiza en Internet y la mayoría son locales.Antes del torneo se abre una página en línea donde aplican; hay una sección en la que les pedimos que nos digan si han trabajado antes, pero aun si no, también los seleccionamos. Una vez que hacemos una selección de niños, principalmente estudiantes y que vivan en la zona, les hacemos un test físico y de coordinación con las pelotas, para ir escogiendo a los mejores", afirma Evaristo.

A las dos de la tarde, antes de las actividades de Kids Day, el sol en Acapulco cae a plomo. A pesar de que los partidos oficialmente no empiezan hasta las cuatro, el calor del puerto es sin duda extenuante. Los niños tienen que estar bien preparados para aguantar el clima y el desgaste de pasar horas atajando pelotas durante los encuentros.

"En mi trabajo con los chicos les hago mucho énfasis en la hidratación. Hacemos muchas pruebas en condiciones similares a los partidos para lograr el mayor rendimiento físico. Entrenamos cuatro o cinco días antes del torneo para que estén bien preparados y listos para el evento", concluye Evaristo.

"Para Acapulco se realiza una selección de 85 niños, más que en cualquier otro torneo de tenis en los que ha colaborado". Con 25 años de experiencia, Cruz platicó grandes historias de su experiencia con los chicos, y comentó que es lo mejor del mundo, porque se contagia de su energía y su frescura. Incluso confesó que años después se ha encontrado con gusto a excelentes hombres y mujeres que fueron niños atajadores, incluyendo a Marion Reimers, ahora comentarista de una famosa cadena de deportes.