Mi Top de Sopas en el DF

Archivado en: 

Siempre he sido fan de las sopas: desde chica (en casa) todos los días el menú incluía sopa o crema antes del plato principal. 

A medida que pasaron los años he tratado de empezar las comidas en los restaurantes con una sopa; la mayoría de las vece representa una experiencia maravillosa, otras nada placentera. Pero como aquí hanlamos de cosas buenas, omitirié la segunda parte y les contaré de mis sopas favoritas.

No hay nada mejor para el invierno que empezarlo con algo caliente, así que les dejo mis recomendaciones, espero que las disfruten.

Sopa de tortilla, San Ángel Inn: sin lugar a dudas, la mejor sopa de tortilla de la Ciudad de México. Una excelente porción, servida en la mesa, con los sabores tradicionales de la cocina mexicana y, por si fuera poco, está tan bien hecha que no tienen que preocuparse por las "agruras" que ocasiona el jitomate.

De tres quesos, Pan e Vino: una de las mejores sopas que he probado. Si son amantes del queso tienen que probarla. Lacconsistencia es muy suave con sabores muy fuertes que hacen sobresalir a los quesos. El único problema es que es un poco cara (todo el restaurante me parece caro), pero vale muchísimo la pena.

Matzo ball soup, Giornale Café: sí, por primera vez le estoy recomendando una franquicia, pero con sus limitantes... para mí el mejor Giornale es el de Pedregal, mientras que el peor es el de Altavista. Una vez aclarado el punto, ellos tienen una de las mejores matzo ball soup que he probado en el mundo. Se los digo yo que es una sopa que consumo con mucha frecuencia cuando estoy de viaje. No es una sopa fácil de encontrar en México, sin embargo, Giornale la ofrece en su menú y no se la pueden perder.

Sopa de cebolla, Franca Bistro: una de las mejores sopas de cebolla que he probado. A pesar de una mala experiencia en el restaurante (el servicio y otros platillos no fueron buenos), en verdad tengo que decir que su sopa de cebolla es espectacular.

Sopa de frijol, Saks: les recomendaría la sopa de queso Roquefort, pero la quitaron hace mucho de su menú, aunque a veces pueden pedirla (sólo pregunten el precio, la última vez me la quisieron cobrar como el platillo más caro de su menú). La sopa de frijol es una de las delicias de Saks, no es nada pesada y la porción es muy buena dejando espacio para el resto de la comida.

Ya lo saben, olvídense de las sopas instántaneas por una vez y salgan a disfrutar las sopas que el DF tiene para ustedes.