Pan Comido Vegetariano, Un Veggie con Mucha Personalidad

Archivado en: 

De los lugares que he visitado con EntérateDF.com, nunca esperé sorprenderme tanto como con Pan Comido Vegetariano, Leibnitz 117, Anzures. Desde antes de ingresar al restaurante le comenté a Juan Pablo “me encanta el concepto y el diseño”, pero dichas palabras estaban lejos de reflejar mi impresión al entrar.

El lugar en cuanto a diseño, mi carrera profesional, está realizado de una manera tan orgánica, ecológica y limpia, que no podía concentrarme en la mesa. Estaba demasiado ocupada viendo los detalles que Pan Comido ofrece.

El toque que más me impresionó fueron las puertas viejas incorporadas en la decoración del lugar. Aunque mi obsesión son las sillas antiguas, mesas y lámparas (debo confesarles mi adicción al estilo clásico, aunque más romántico que neutral), definitivamente las puertas usadas en el techo y la barra fueron lo que más llamaron mi atención.

Volviendo a la comida, ya instalados, nos recibieron con el agua del día que era piña con yerbabuena. Al principio Juan Pablo no estaba muy convencido cuando se la ofrecieron, yo sí. A los dos nos encantó; se nos hizo muy refrescante y el detalle de reutilizar los frascos de diferentes formas y tamaños para usarlos como vasos es muy original y atractivo. 

De la carta: considero que tiene opciones para cubrir todos los antojos y me gustó mucho lo accesible de sus precios. Pocas veces nos podemos encontrar con un lugar que ofrece tantas cosas sanas a bajo precio. En Pan Comido lo encontrarán y, créanme, la variedad de platillos no está nada mal.

Recomendaciones

-El paquete, con la hamburguesa Da Vinci: pídanlo con extra de queso de cabra, viene muy bien servido. Nos tocó una crema de chipotle -advertencia para quiénes sufren de acidez, lleven unas tums, pero tienen que probarla- una ensalada, la hamburguesa y las papas que son espectaculares. Las papas en realidad son plátanos, betabel y camote fritos.

-Enmoladas: en lo personal me gusta mucho el mole, no así el pollo, así que fue una opción que me encantó porque vienen rellenas de flor de jamaíca y muy bien servidas. Falafel de Lenteja: no podía dejar de probarlo y me gustó. Le da un giro al de garbanzo. Está muy 'crunchy' por fuera y esponjoso por dentro, nada grasoso. Lo pueden pedir con pita o en sándwich. Yo prefiero la pita, pero se los comentó por si quieren probar el falafel de forma distinta.

Como extra, dense una vuelta por el hermanito de Pan Comido, Chomp Chomp, Rio Ebro 89, Col. Cuauhtémoc, para probar las malteadas. A mí me gustó mucho la Caperucita Roja.