'No son las Bicicletas', un Estilo de Vida en Dos Ruedas

Archivado en: 
Lugar del Evento: 

Primera incursión en el cine del Programa Cultural Tierra Adentro

  • Función única en la Cineteca Nacional sobre el trabajo del documentalista Ricardo Poery
  • Filme sobre las personas que han hecho de las bicicletas parte esencial de su vida

Ya sea como medio transporte ecológico y económico, como articulo de diversión y ocio o como herramienta de trabajo, las bicicletas han sido desde su invención —hace casi doscientos años— hasta nuestros días, un elemento importante en el desarrollo del hombre. Y debido a la creciente tendencia de uso de este vehículo a nivel mundial, el documentalista Ricardo Poery dirigió No son las bicicletas (2014), filme que se presentó ayer en función especial en la Cineteca Nacional.

Este material audiovisual de 42 minutos, es el primer resultado surgido en el marco de las acciones que la Dirección General de Publicaciones del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) realiza para sumar nuevas opciones de difusión, en este caso contenidos de la revista Tierra Adentro.

Como su título lo señala, No son las bicicletas es un filme que no se refiere al medio de transporte y diversión, sino a personajes que han hecho de este vehículo parte esencial de su vida, y además yuxtapone las diversas concepciones sociales que se tienen sobre el uso de este medio no motorizado.

Por ejemplo, un niño que gusta de andar en bici los fines de semana, espera que al crecer pueda seguir teniendo tiempo para pasear en ella durante sus descansos. Un trabajador que durante años ha pedaleado para llegar al campo en el que trabaja, entre la neblina y los caminos sinuosos, nunca se ha puesto a reflexionar en el significado de andar en bicicleta, simplemente es parte de su vida cotidiana.

Este mediometraje contrasta a los diversos ciclistas que circulan por el país, a través de entrevistas, imágenes de archivo y escenas filmadas en diversas locaciones, durante movilizaciones en pro de la bicicleta o simplemente en las zonas donde el uso de este vehículo cada vez tiene más auge.

Entre los entrevistados se encuentra la ciclista internacional de alto rendimiento, la regiomontana Ingrid Drexel, quien cuenta anécdotas y experiencias respecto a su herramienta deportiva y todo lo que le ha significado dedicarse al ciclismo.

El escritor Paco Ignacio Taibo II detalla cómo su padre se convirtió en cronista de ciclismo en Francia, sin tener ningún conocimiento en la materia, y cómo las crónicas que realizaba, más humanizadas y menos técnicas, le servían como un modo de expresión sobre la libertad. Además, dedicarse a este tipo de crónicas le permitió escapar de la dictadura de la España franquista.

Diferentes líderes e impulsores de organizaciones en pro del uso de la bicicleta y el respeto a los que las conducen, que se han consolidado ya como grandes colectivos urbanos en México, explican el surgimiento de estos grupos por la necesidad de exigir a los gobiernos seguridad y respeto a los conductores de bicicleta, sobre todo en las ciudades.

Estas organizaciones explican que fatales accidentes ocurridos han cobrado la vida de varias personas, sin que logre haber justicia o leyes que permitan al conductor de bicicleta moverse con seguridad. Por ello, se han impulsado campañas como “bicicletas blancas”, para homenajear y recordar a las víctimas de estos sucesos y crear consciencia y una cultura de respeto.

El filme también cuenta sobre el movimiento artístico del argentino Fernando Traverso, quien representó a los centenares de desaparecidos de la dictadura militar en su país, durante los años 70 y 80, mediante 350 pintas en forma de bicicleta en la ciudad de Rosario, Argentina.

Hubo muchas bicicletas sin dueño, que permanecían atadas a un árbol o una cabina telefónica, cuyos dueños nunca regresaron. Así es como el artista pensó en plasmar su obra a partir del símbolo de una bicicleta de tamaño real, en diversos puntos a manera de manifestación artística, “pues el arte sirve para expresar pero también para sanar”, según explica una de las alumnas de Traverso en el documental.

A través de los muy diversos personajes, el metraje da cuenta de la importancia que puede tener un artefacto como este y las implicaciones sociales. Por ejemplo, uno de los entrevistados cuenta cómo se volvió solitario y abstraído cuando todos sus amigos tuvieron bici y él nunca aprendió a usarla.

En suma, el filme adentra al espectador en el sentir de cada personaje en relación con las bicicletas.

Se trata de la primera incursión en la disciplina del cine del Programa Cultural Tierra Adentro, que busca sumar nuevas opciones a su objetivo de difundir el trabajo y expresiones de jóvenes creadores de toda la República Mexicana.