¡Somos lo Mejor! (Vi är bäst)

Archivado en: 

Una chica de mohica, una de pelo chino impeinable y una de pelo lacio rubio de comercial de shampoo se unen para hacer una banda de punk; una banda de chicas, aunque para ellas su grupo no sea “de” chicas. El grupo ni siquiera tiene nombre y a duras penas compone una rola sobre el disgusto de tomar la clase de Educación Física en la escuela. Sin embargo, después de una tocada en la que salieron abucheadas e insultadas, ellas se atreven a decir: ¡Somos lo mejor!

Esta historia queda en familia. El director, Lukas Moodyson (que como curiosidad dirigió a Gael García Bernal en la cinta Mammoth), se basó en la novela gráfica Aldrig gondat, creada por su esposa, para realizar la película. Aldrig gondat se publicó en Suecia en 2008 y de acuerdo al sitio Goodreads es una novela de mediano pelo, ya que su calificación general es de 3.06 sobre cinco estrellas.

Tanto la película como la novela gráfica retratan la amistad. El grupo musical es sólo un pretexto para que Bobo, Klara y Hedvig (en la película; Coco, Klara y Matilda en la novela) se reúnan. Aunque ellas se consideran punks, lejos están del arquetipo del punk, es decir, una persona pobre, sucia, políticamente comprometida y rebelde. “No somos ése tipo de país”, dice un transeúnte en la cinta cuando el trío sale a mendigar a la calle para juntar dinero para comprar una guitarra. La verdad es que a ellas no les hace falta la lana, viven muy acomodadas en algún barrio de Estocolmo y sus problemas familiares son los mismos que los de cualquier otra familia. El compromiso político lo tienen, en especial Klara (la de mohica), quien al escribir aquella rola sobre la clase de Educación Física relaciona la letra con la hambruna en África.

A pesar de que el personaje de Bobo (la del pelo chino impeinable) es la protagonista “mayor”, la película se la lleva Klara, un personaje que gracias a la interpretación de Mira Grosin se vuelve adorable. Klara es cerrada, intolerante, señala los defectos de otras personas e incluso posee rasgos dictatoriales, pero tiene un sentido del humor sensacional que sin éste la película sería floja y aburrida. 

Quizá podría relacionarse Somos lo mejor de Suecia con Somos Mari Pepa de México, pues se parecen en la temática que abordan como el grupo de cuates que arma una banda de punk (en un caso de puras mujeres, en el otro de hombres), la historia familiar de cada uno, la dificultad de uno de ellos para relacionarse con el sexo opuesto (Bobo en un caso, Alex en otro), y la presencia de una tocada próxima, pero lo que las separa a más de un océano de distancia es el tono. Mientras Somos Mari Pepa deja aquel sabor agrio del no hay futuro, en Somos lo mejor el sabor al final es dulce, incluso mientras aparecen los créditos podemos ver imágenes de las tres adolescentes divirtiéndose mientras hacen una “protesta” anticapitalista. Klara repite en la cinta una y otra vez que el punk no está muerto, y este grupo de amigas demuestran que el punk, al menos en su caso, anda de parranda.

¡Somos lo mejor! (2013) on IMDb

Lukas Moodyson, regresa con su largometraje número 11.