Fifty Shades of Softcore

Archivado en: 

Mi hermana, mis amigas y todas mis 'coworkers' esperaban ansiosas la película; todas leyeron los libros...yo no. Ni leí los libros, ni me importaba ver la película. Y lo peor es que me negué en mi trabajo a hacer la traducción para un lanzamiento de campaña en español, alegando derechos de autor.

Todas me decían que por qué estaba tan en contra de la historia. Les voy a decir por qué: yo siempre he tenido ciertas preferencias en la cama, por las cuales todas estas mujeres que son fans de Grey -empezando por mi hermana- me llamaban enferma. ¿Cómo podía ser que me gustara que un hombre me tratara con rudeza? Que era el colmo; que no me respetaba a mí misma. Y ahora resulta que todas quieren que Grey las lleve en un avión privado para nalguearlas.

La película la fui a ver por una simple razón: porque acompané a mi hermana que sí quería verla, y como la persona no egoísta que soy, la invité. El horario que compré fue el mejor, 5:20 PM en viernes. En el lugar donde me encuentro actualmente, NADIE está en la calle a esa hora, porque todos suelen estar con la familia. Así que fuimos al cine. En total éramos quince personas en toda la sala.

Ya hablando sobre la cinta, en sí no me parece mala, tiene algunas líneas que te hacen reflexionar. Ella me parece un poco rogona. Creo que todas hemos estado en la situación donde un hombre nos deja claro desde el principio que no quiere nada, si ya aceptaste eso, me parece un poco fuera de lugar estar rogando. Me considero más del tipo de Bridget Jones, se sabe no querida y se aguanta.

Pero el mayor problema de la historia es que es muy irreal. ¿Quién se puede identificar con la trama? Ni abundan los hombres de 27 años ultra galanes que sean dueños de un emporio, y sí los hay, no las van a sacar de pobres mientras las maltratan bajo contrato en un cuarto especial. Ninguna mujer que yo conozca sería capaz de 'respetar' un acuerdo de no hablar del hombre en cuestión con nadie. Por cierto, él da 'alas' e incluso la lleva a casa de sus papás. Eso no pasa. Nunca, más que en las telenovelas, que las mismas fans de Grey tanto critican. 

En cuanto al sexo se refiere, la película es súper softcore. Me daban más ganas de tener sexo viendo a Chuck y Blair en Gossip Girl; con 50 Sombras de Grey fui a pasar un buen raro, nada más. Los protagonistas son muy agradables, la historia es muy absurda, el soundtrack es espectacular y ya... no hay nada más que decir.

Por favor hombres y mujeres, si nunca les ha gustado el rough sex -ni otras situaciones sadomasoquistas como las que plantea la película- no lo intenten sólo por seguir la tendencia de Grey. Cuando algo no te gusta, no te va a gustar así de repente. Créanme cuando les digo que no todos los hombres quieren eso, muchos ni siquiera estarían dispuestos a intentarlo; y por supuesto, no creo que a todas las mujeres les gustaría andar por la calle todas moreteadas.

Fifty Shades of Grey (2015) on IMDb