Termina el Sueño Tricolor: Holanda Supera a México y Logra su Pase a Cuartos de Final

Archivado en: 

Tres minutos separaron a México de lograr el pase a la ronda de Cuartos de Final del Mundial Brasil 2014. Nuevamente el clásico “jugaron como nunca, perdieron como siempre”, inundó el ambiente entre los aficionados en todo el país, al igual que aquellos que presenciaron el encuentro en el Estadio Castelao de Fortaleza. Fueron 87 minutos en los que México coqueteó con el ansiado quinto partido hasta que el subcampeón del mundo -y la ayuda arbitral- le permitieron avanzar a la siguiente fase.

México palteó un encuentro sin complejos que le permitió tener arribos por los costados con Layún por izquierda y disparos de media distancia. Los holandeses poco pudieron hacer, reservando fuerzas para el final del encuentro ante el agobiante calor. México siguió presionando sin embargo, al final del primer lapso, los holandeses tuvieron una buena oportunidad de abrir el marcado cuando el ‘Maza’ Rodríguez regresó mal el balón hacia atrás y tuvieron que intervenir Rafa Márquez y Héctor Moreno -quien salió lesionado en la jugada- para tratar de detener a Arjen Robben a como diera lugar. Ambos mexicanos le hicieron penal, que no quiso marcar el árbitro.

Para la parte complementaria México se puso arriba en el marcador con anotación de Giovani dos Santos sacando un increíble disparo de zurda entre cuatro holandeses y comenzar a ilusionar a todo el país con le pase a la siguiente ronda. Pero faltaba mucho tiempo en el reloj. Avanzado el segundo tiempo, México tuvo momentos de apremios; el equipo de Herrera dejó tener el balón y buscar liquidar el encuentro. Holanda fue mucho más insistente al frente, con el riesgo de dejar espacios en su zona defensiva.

Los últimos minutos, la Naranja Mecánica fue muy insistente al ataque. El arquero mexicano Guillermo Ochoa tuvo oportunas intervenciones, salvando al equipo. Al minuto 57, Memo logró desviar milagrosamente un remate a quemarropa de Stefan De Vrij que terminó por estrellarse en el poste y por milímetros no entró. La presión sobre la meta mexiana comenzaba a ser agobiante, momento clave en el partido en el que Robben, convertido en un auténtico clavadista, buscaba que el árbitro marcara un penal a como diera lugar. Ante esa lamentable actitud, la afición le respondió a coro con reproches altisonantes.

Herrera, desde la banca, movió a sus piezas: entraron al campo Javier Aquino y Javier Hernández como revulsivos. Parecía que el Trí le apostaba al contragole y a defenderse como gato boca arriba, lo que terminó pagando un caro: en un tiro de esquina, Wesley Sneijder tomó una pelota de rebote y metió un zapatazo imposible para Ochoa y marcar el empate 1-1 al minuto 87 de juego.

A pesar de los pocos minutos que restaban para que el partido se fuera al alargue, Holanda no dejó de atacar. Nuevamente Robben, convertido en diablo, se metió hasta la línea de meta y terminó provocando un dudoso penal ante la barrida de Rafa Márquez. Entonces, una nueva tragedia se gestaba para el conjunto Nacional. Nadie podía creer lo que pasaba en la cancha del Estadio Castelao en Fortaleza. Klaas Jan Huntelaar tenía en sus pies la posibilidad de truncar el sueño y la ilusión de alcanzar el tan anhelado quinto partido. Con un certero zapatazo el holandés cobró la pena máxima. México estaba eliminado de la Copa del Mundo. El sueño de un país se terminó nuevamente en octavos de final.