México le Arranca un Punto a Brasil en Fortaleza en un Cero a Cero Cardiaco

Archivado en: 
Fecha del Evento: 
Martes, 17 Junio 2014

Hay juegos que marcan a los equipos y que son recordados por siempre: para los brasileños, el resultado de hoy en el Estadio Castelao se olvidará rápidamente, pero para los once mexicanos que saltaron al terreno de juego, la historia será muy diferente. Por primera vez, México es capaz de robarle puntos a Brasil en una Copa del Mundo y lo hizo en su patio, siendo el 'Scratch du Oro' favorito para ganar el torneo (ahora ya no estoy tan seguro).

Ya México les había propinado una dolorosa derrota en la final de los Juegos Olímpicos en Londres 2012, evento que los brasileños no han podido ganar… pero una cosa son selecciones menores y otra es la mayor en una justa mundialista.

El partido que hizo el cuadro Azteca fue muy bueno de principio a fin pero, el encuentro requiere un análisis frío para darle una buena lectura a lo que realmente pasó en la cancha. En algunos medios y columnas leo que el partido hecho por los brasileños fue de ‘flojo’ a ‘flojísimo’. Yo no lo creo así. Brasil no fue brillante, pero llegó con profundidad y peligro: la figura del partido fue Guillermo Ochoa sacando cuatro pelotas de gol (dos realmente espectaculares y un par más de una dificultad extrema). Los pupilos de Miguel Herrera se plantaron bien en el terreno de juego y no se dejaron intimidar por el rival, pero hay que reconocer que Brasil fue superior. En la primera parte se adueñaron del encuentro y fueron muy peligrosos, pero México supo aguantar. En la segunda parte, fue el conjunto nacional el que salió decidido a buscar el resultado, entendiendo que podía competir de tú a tú con los brasileños.

Mientras avanzaba el reloj, era notoria la desesperación del equipo anfitrión. Incluso en la banca se notaba la tensión en el rostro de Luiz Felipe Scolari que veía atónito cómo su equipo dejaba de generar peligro en el arco rival y por momentos pasaba sobresaltos en su propia portería. Pero a México le faltó lo que le sobró contra Camerún: profundidad. En ningún momento Giovani, Oribe y después, Chicharito y Fabián, pudieron llegar plenos a la portería defendida por Julio César. Tampoco vimos que los mexicanos llegaran a la línea de meta para mandar servicios diagonales de verdadero peligro. Más bien, las llegadas eran disparos de larga distancia que ponían a rezar a los brasileños en la tribuna, pero no eran jugadas de auténtico peligro. No deja de ser importante que México fuera capaz de terminar las jugadas, lo que muchas veces le pedimos a los seleccionados nacionales.

Si Ochoa fue el jugador del partido, nos habla de lo mucho que sufrió la zaga mexicana – y todos los que seguíamos el partido en el estadio o por televisión-, pero para mi gusto, hubo otro jugador clave en el partido: el Gallo Vázquez. ¡Qué bien juega el mediocampista de León! En ningún momento se arrugó. Metió la pierna, disparó, se barrió, robó balones y le dio una lección de cómo defender al Maza. En fin, un jugadorazo. Tuvo que llegar el árbitro a aplacarlo con una tarjeta amarilla muy rigorista, porque los brasileños no podían con el Gallo mexicano.

Miguel Herrera también sacó la casta mostrando que no le tenían miedo al rival e hizo tres cambios ofensivos para buscar ganar el partido. El ‘Piojo’ entendió que podían seguir presionando a Brasil y llevarse los tres puntos. Chicharito entró por Oribe, al que le llegaron pocos balones. Fabián entró por Herrera –que también dio un partidazo- para seguir preocupando a los defensas brasileño. Finamente, Jiménez entró por Giovani, que no fue el mismo que en el partido inaugural frente a Camerún. Aunque Fabián no hizo mucho, Jiménez y Chicharito se hicieron notar de inmediato. Es cierto que el jugador del Manchester United no pasa por su mejor momento, pero siempre genera peligro. Hernández se mueve muy bien sin balón y es inteligente sobre el terreno de juego. No deja de ser un buen revulsivo para el conjunto mexicano; en cualquier momento puede sacar la jugada de la chistera y cambiar el resultado de un partido.

A México le resta jugar contra Coracia, que, a su vez, tiene que jugar contra Camerún. No tengo duda que los balcánicos van a terminar ganando el partido. Por si fuera poco, el jugador más peligroso de los africanos, Samuel Eto’o, se lesionó, lo que merma aún más las esperanzas de que los camerunenses puedan hacer un buen partido. Por esa razón, a pesar de ganar en su debut y arrancarle un punto al ‘scratch’, México no está calificado a la siguiente ronda. Incluso perdiendo Croacia, matemáticamente tampoco se tendría el pase en la bolsa porque faltaría conocer el resultado del enfrentamiento entre los africanos y el conjunto local… aunque francamente se ve imposible que los Leones Indomables –que más bien llegaron a la Copa del Mundo como gatos mancitos- le puedan llegar a ganar a Brasil.

Bien por México que consiguió un resultado histórico. Bien por el Gallo y Paco Memo Ochoa, que se alza como el gran héroe del conjunto nacional. Ahora Herrera y compañía tendrán que ser muy inteligentes y preparar bien el partido contra Croacia porque aún no se ha ganado nada.

Luego de ver estos partidos, me cuesta mucho trabajo entender cómo México puede jugar así, a este nivel, y sufrir tanto en las eliminatorias. Compite con Brasil en la Copa del Mundo, pero pierde en casa, en el Azteca, frente Honduras. Es cierto, no es le mismo equipo; tampoco el mismo director técnico. El ‘Chepo’ pecó de soberbio y por eso está viendo los partidos en casa… con la billetera forrada de dólares, pero olvidado por la historia que hoy escriben en Fortaleza el ‘Piojo’ Herrera y sus guerreros aztecas. 

Fotos: AP/Reuters