Brasil 2014, un Mundial de Alto Riesgo

Archivado en: 

Muchos están indignados por el gasto de miles de millones de dólares al que ha incurrido el gobierno para organizar el torneo, dinero que -aseguran- preferirían ver invertidos en proyectos sociales y viviendas.

A unas horas de dar inicio el juego inaugural de la Copa del Mundo entre las Selecciones de Brasil y Croacia,  sigue el descontento entre la gente por los altos costos que ha generado el evento en servicios de transportación, alimentos así como los desalojos forzados de miles de habitantes en todo el país debido a las obras.

Unos 500 activistas del Movimiento de Trabajadores Sin Techo (MTST) protestó hoy contra el gasto público realizado para la Copa del Mundo frente a la sede de la estatal Terracap, propietaria del estadio de Brasilia, el más caro de los construidos para el evento de la FIFA.

La manifestación fue la primera convocada para hoy en Brasilia, en el marco de una jornada de protestas contra el Mundial que será realizada por movimientos sociales en unas quince ciudades del país.

Edson Silva, uno de los coordinadores del movimiento Sin Techo en la capital brasileña, dijo a periodistas que la protesta pretendía denunciar los mil 200 millones de reales (545 millones de dólares) que el Gobierno de Brasilia destinó a la construcción del estadio, pese a que "la población más pobre no tiene acceso a una vivienda digna".

En la manifestación  hubo enfrentamientos entre los inconformes y la policía, que los dispersó con gas pimienta.

El teniente coronel Marcus Paulo Koboldt, responsable de la operación de la Policía Militar, admitió a periodistas el uso del gas, pero explicó que fue "necesario" debido a que los manifestantes pretendían "invadir" el edificio de la empresa Terracap.

La manifestación concluyó sin otros incidentes y sin detenidos y los participantes afirmaron que hoy mismo participarán en una nueva protesta, convocada para realizarse en la terminal de autobuses de Brasilia, cercana a las sedes del Palacio presidencial de Planalto y del Congreso nacional.
 
La jornada de protestas contra el Mundial de futbol también ha comenzado en Sao Paulo, donde ha habido diversas manifestaciones que han colapsado importantes avenidas de la ciudad, que será sede del partido inaugural del evento de la FIFA, el próximo 12 de junio.

Una de ellas se concentró en las inmediaciones del estadio Arena Corinthians, escenario del primer partido del Mundial y cercano a un terreno ocupado por unos cuatro mil activistas del movimiento Sin Techo desde la semana pasada.

Molestia

El Mundial “no trae nada bueno para la  población”, aseguró un profesor de español que participó en la protesta en Río. “Mi escuela no tiene nada bueno, no tenemos aire acondicionado ni computadoras y tendremos Copa; es una cosa que me duele y no puedo aceptar eso en mi país”, aseguró el académico.

Las manifestaciones  son parte de un calendario de protestas que los movimientos sociales pretenden mantener durante el propio Mundial, que concluirá el 13 de julio.

Las protestas son una extensión de las masivas manifestaciones que, en junio del año pasado, tomaron las calles del país en medio de la Copa Confederaciones, evento de la FIFA previo al Mundial de fútbol.