Disfrutan de Servir a la Ciudadanía y de la Adrenalina Arriba de sus Bólidos de Acero

Archivado en: 

México, DF.- La Confederación Internacional de Motociclistas Oficiales y Policías de Caminos es reconocido en el mundo como un cuerpo selecto y distinguido de motociclistas en donde la disciplina, el respeto, el espíritu de servicio, amistad y la calidad moral, son sus reglas esenciales en el camino.

La gran tradición del motociclismo acrobático mexicano, reconocida en todo el mundo, estuvo presente en la recién culminada Expo-Moto 2015 llevada a cabo en el World Trade Center Ciudad de México. Este cuerpo de motociclistas presta su servicio con honor en coordinación con autoridades, organizaciones de eventos, y en cualquier situación de emergencia o desastre que se presente, como lo señaló el Comandante Luis Fernando Anguiano.

“El grupo consta de tres escuadrones: Biker, Escolta y Enlace, capacitados para atender cualquier situación de emergencia para la ciudadanía en carretera a nivel motociclismo. Tenemos el orgullo de representar a México en Estados Unidos, Canadá y ahora en Costa Rica y contamos con el grupo más grande de acrobacia en moto. Estamos reconocidos  a nivel mundial por bandos municipales dando apoyo directo”, comentó.

El Comandante Anguiano, afirmó que la Confederación tuvo su orígen en 1986 con el propósito de la convivencia y el compartir experiencias y apoyo en carretera, pero también como un deporte  como lo es la acrobacia en moto. Mencionó que en diciembre estarán en Costa Rica, ya que una televisora está preparando un documental acerca de la agrupación y del trabajo que realizan en los caminos y otro tipo de eventos.

Actualmente participan en el grupo personas civiles y tienen su capacitación cada semana con prácticas de cinco horas donde se ensayan de manera constante las acrobacias que posteriormente presentan en distintos puntos de la República Mexicana y el extranjero.

Los integrantes de esta agrupación son vistos en desfiles oficiales, desfiles de eventos motociclistas, en apoyo a autoridades viales y con el gusto de dar al motociclismo un verdadero sentido de servicio para la ciudadanía, así como el disfrutar de los caminos a través de sus imponentes caballos de acero, perpetuando los pasos e instrucción de los grandes acróbatas del motociclismo.