'Personajes de las Calles de la Colonia del Valle', de Montepío Luz Saviñón

Archivado en: 

Para los que vivimos en la Colonia del Valle y sus alrededores (Narvarte, Nápoles, etc.), nombres como Luz Saviñón, Concepción Béistegui y Romero de Terreros son tan comunes como salir a caminar y recorrer sus calles. Y para los que transitan por la zona -o tiene que cruzar la ciudad- también les sonarán los nombres de Gabriel Mancera o Ángel Urraza, importantes arterias del DF que van de Sur a Norte y de Oriente a Poniente.

Pero, ¿alguna vez se han puesto a pensar quiénes fueron los personajes que hoy le dan nombre a la calles de la Colonia del Valle? Estoy seguro que muy pocos realmente saben sus historias y qué hicieron en vida.

Montepío Luz Saviñón, a 110 años de su fundación, editó un libro que nos cuenta las biografías de las Personalidades de las Calles de la Colonia del Valle. Con la investigación del Arq. Carlos Rafael Salinas González y la Lic. María de Jesús Real García-Figueroa, nos transportan al inicio de la colonia en los años treinta y a las distintas épocas de la historia en las que vivieron los personajes que hoy dan nombre a sus calles.  

La edición especial de colección se divide en tres capítulos: el primero ilustra los primeros asentamientos en la zona con magníficas fotografías y antecedentes históricos; el segundo capítulo está dedicado a los personajes y sus biografías, desde el filósofo Pitágoras (580 d.C.), Ignacio Bartolache (1739-1790), Concepción Béistegui (1820-1870), hasta personajes como Adolfo Prieto (1867-1945) y Luz Saviñón (1832-1902), quien le da el nombre a la institución.

El último capítulo está dedicado a nombrar algunos sitios de interés, recordando espacios públicos, edificios (como la Parroquia del Purísimo Corazón de María), y antiguos lugares como el Galgódromo de la Colonia del Valle. Una obra que vale la pena disfrutar y que tendrá un mayor significado para los residentes de la zona.  

Aprovecho el espacio para mandarle un agradecimiento especial a Lourdes Peralta por su atención al obsequiarme el libro.

Luz Saviñón

Filántropa (1832-1902)

Del libro Personalidades de las Calles de la Colonia del Valle

La sociedad decimonónica de Puebla se distinguía por el apego a sus altos valores morales, particularmente entre los miembros de la clase alta, donde nació Luz Saviñón. Fue hija de un distinguido industrial de la zona y contrajo nupcias con don Bartolomé Saviñón y Rubín de Celis.

La pareja no tuvo descendencia, por lo que la señora Saviñón determinó que al fallecer, la fortuna que poseía junto con la de su esposo se destinaría a la creación de proyectos sociales: un colegio para la atención de niños y un monte de piedad.

En su testamento dispuso que para el colegio se deberían destinar 200 mil pesos de ese entonces y para el monte de piedad estableció que se dedicarían 300 mil pesos, que debería llevar por nombre Montepío Luz Saviñón y tendría por objeto: “Beneficiar a las clases menesterosas, otorgando crédito prendario a un tipo de interés menor que las privadas de la misma especie, procurando su desarrollo y progreso, dotándola de elementos bastantes para su mantenimiento y adelanto, en beneficio de las clases menesterosas. El Montepío deberá tener carácter perpetuo”.

El Montepío fue inaugurado el 1 de agosto de 1902 por el presidente Porfirio Díaz, quien fue también el primer pignorante, pues en el acto ignaugural se dirigió a una de las ventanillas y empeñó –por 35 pesos- una leontina y la pluma de oro con la que firmó el primer empeño simbólico, prendas que donó y que aún se conservan. El colegio, que también lleva el nombre de la fundadora, se instaló en Tacubaya en 1903. Ambas instituciones persisten y hasta ahora continuan cumpliendo con su voluntad.