Relieves y Facetas, el Fascinante Arte de Carlos García Noriega Bueno

Archivado en: 

“¿Cómo puedo hacer una escultura?”, se pregunta Miguel Ángel Buonarroti. “Simplemente retirando del bloque de mármol todo lo que no es necesario”, contesta.

Aplicando el mismo concepto sobre la madera, Carlos García Noriega Bueno crea arte contemporáneo. Sin importar el tamaño, las texturas, los materiales, los colores y las formas, las piezas van tomando distintas dimensiones que atrapan nuestros sentidos.

Lo maravilloso de la escultura es que se puede ver y tocar. Las piezas existen en el espacio; son tridimensionales. La iluminación puede cambiar completamente cómo se ve una obra de arte. Es como si las luces y las sombras de pronto formaran parte de las mismas esculturas.

Platiqué con Carlos para saber más sobre su trabajo y cómo fue que se le ocurrió hacer este tipo de esculturas que igual se pueden tener en una mesa, que colgar en una pared, o ser parte estructural en un proyecto de arquitectura.

CGNB. “Empecé con una pieza de plata que hice para mi novia. Me latió y seguí haciendo el ejercicio trabajando con aluminio, después imprimiendo en plástico 3D, y finalmente surgió la idea de hacer las piezas con madera”.

CGNB. “El trabajo se trata de esculpir con máquina porque los procesos son digitales. Yo hago el modelo en la computadora, sin ser un proceso paramétrico, en un programa que se llama Rhino, el mismo que uso para diseñar proyectos de arquitectura”.

CGNB. “La serie ‘MIRROR’, son las primeras piezas que hice. Son esculturas de aproximadamente de quince centímetros y cinco centímetros de altura, que se caracterizan por tener una parte simétrica, aunque el resto de la pieza no lo sea”.

JP. ¿Qué tipo de madera utilizas para las esculturas?

CGNB. “Para estas esculturas usé madera okumé”.

CGNB. “Estuve buscando materiales y un amigo que vende maderas tropicales me ofreció el okumé, que me gustó mucho por el color, que con luz puede tener destellos dorados. De hecho, mi idea original era dorar las piezas con hoja de oro, como se hacen los retablos. Ya he hecho algunas pruebas y seguramente voy a hacer algunas piezas así.

Foto: Lourdes Almeida

JP. ¿Cómo nació la inspiración para la colección MIRROR?

CGNB. “La serie salió de unas fotos que tomé. Esas la paso a la computadora voy haciendo el trazo digital sobre la foto. De ahí tomo unos puntos y les voy dando alturas; por eso las piezas tienen un cierto ritmo y también tienen una proporción. Trato de usar fotos de paisajes o de la naturaleza. Por lo general, la naturaleza suele tener dimensiones perfectas”.

CGNB. “Finalmente, donde se cruzan las aristas, le doy alturas proporcionales y voy haciendo facetas. A pesar estar diseñado en computadora, sigue siendo un trabajo muy manual. Mucha gente puede pensar que es un diseño paramétrico, pero no lo es. Yo voy uniendo los puntos, lo que lo convierte en un trabajo manual. Usar la computadora no hace el proceso más ‘rápido’, por decirlo así”.

Las piezas se cortan en un router de control numérico que tiene un broca que va creando el relieve. El sentido del marcado viene en el modelo. Algunas piezas se pueden llevar varias horas hasta que quedan terminadas. Lo que más me impresionó de las piezas es el detalle: las facetas quedan perfectamente marcadas en las esculturas, dándoles una textura muy especial.

CGNB. “El proceso digital sólo me ayuda a solucionar los detalles, por ejemplo, que se vean las líneas de las facetas, pero todo el trabajo es mano. Para las piezas grandes también es práctico porque me ayudó a cortarlas en láser, algunos de los detalles que se ven son del router. Otra ventaja de trabajar así es que las piezas se pueden escalar, por lo que las puedes hacerlas del tamaño que quieras”.

CGNB. “Esta pieza que tengo aquí que es una topografía, cuando la vez en una foto con distintas luces, adquiere otro nivel y va tomando distintas formas”.

Foto: Lourdes Almeida

Carlos me mostró algunos de los proyectos en los que está trabajando y el potencial real de su trabajo. Es asombroso cómo el arte se puede aplicar en la vida cotidiana en lugares que a veces ni siquiera nos imaginamos: lo mismo puede vestir un muro, por ejemplo, que usarse como plafón en una oficina moderna, incluso como material acústico en auditorios o cabinas de radio.

JP. ¿Cómo definirías esta forma de hacer arte?

CGNB. “Finalmente es escultura. Lo que más ha funcionado -donde han salido buenos clientes- es precisamente de crear arte con sentido. Para el arquitecto Alberto Kalach le hice una propuesta de una pieza acústica para su vestíbulo, porque rebotaba mucho el sonido. Lamentablemente el proyecto no se concretó, pero me dio una nueva perspectiva del potencial que se puede alcanzar”.

Para Carlos, 2004 fue un momento importante en su vida cuando vivía en Australia (donde estudió arquitectura), por lo que la colección conmemora diez años de aquel punto de inflexión.

CGNB. “La serie ‘MIRROR’ es una línea de tiempo en la que cada pieza representa un año, desde 2004 hasta 2014".

La facilidad de utilizar distintos materiales hace que los relieves se puedan usar de distintas maneras. Para Chrysler, Carlos diseñó una escultura de dos toneladas de acero en la que se proyectaban imágenes con un mapeo digital, haciéndola aún más espectacular. No hay límites para la imaginación y las posibilidades. 

CGNB. “La idea es que estas piezas las pueda integrar a mis diseños de arquitectura. Estoy haciendo una casa en Puerto Escondido y seguramente llevarán alguna pieza como parte del diseño”.

Como todo buen artista, en algún momento le gustaría realizar una exposición de sus piezas. Pero aún es un joven escultor que busca seguir creando nuevas piezas y proyectos para darse a conocer.

CGNB. “Mi manera de diseñar es ‘epiléptica’, tiene mucho que ver con la energía; con la epilepsia neuronal. Es una manera de desfogar mis ideas. En arquitectura se podría hacer algo así, pero sería muy caro o complicado. En cambio, la escultura me da la libertad de hacer lo que yo quiera”.

Foto: Lourdes Almeida

Los invito a visitar el portal cgnb.mx para que puedan disfrutar del trabajo de Carlos García Noriega Bueno. Ahí pueden ver las fotos de sus piezas tomadas por Lourdes Almeida, con distintas perspectivas en las que la luz juega un papel importante.