Mahahual y su Maravilloso Festival de las Culturas Cruzando Fronteras

Archivado en: 

Hay lugares que enamoran a primera vista, que seducen… te atrapan. Así es Mahahual, el “último verdadero pedazo de Caribe que queda en México”, así lo define Chano Montelongo, un español que llegó a este paraíso de Quintana Roo, para quedarse. Periodista y fotógrafo submarino, ha viajado por todo el mundo, pero abandonó su carrera y trabajo en un importante medio de su país para poner un negocio en Mahahual y promover el buceo, además de otros deportes extremos para los verdaderos viajeros que buscan disfrutar de manera espontánea lo que el Mar Caribe tiene que ofrecer.

Tuve el placer de ser invitado al Festival de las Culturas Cruzando Fronteras, en su tercera edición, para ser testigo del esfuerzo que hace la gente del pueblo por dar a conocer las bellezas naturales de su mar y tierra, que se ven amenazadas por la contaminación mundial y el abandono de las autoridades locales.

Inmediatamente llegando, junto con Emilio Farfán (El Universal), nos recibió Luciano Consoli, director del festival, un italiano de nacimiento que ha tomado el estandarte para defender la tierra de la que se ha enamorado. Son los extranjeros los que han logrado traer progreso a Mahahual, lugar que busca ser reconocido como el primer ‘Pueblo Ecoturístico’ de México.

“Cancún y la Riviera Maya son productos excelentes. Nosotros tenemos la misma calidad a la que están acostumbrados, pero en una presentación diferente”, afirma Luciano.

Las autoridades decidieron llamar a la zona (que se encuentra entre Chetumal y Tulúm), Costa Maya. Consoli me explica que esta decision confunde al turista, ya que el nombre de Riviera Maya está bien posicionado. Por eso, la intención de los pobladores es fortalecer el nombre de Mahahual como destino ecoturísitco del sur de Quintana Roo, no Costa Maya.

El festival en sí, tiene su propio encanto. A pesar de ser un pueblo pequeño, la gente entusiasta asiste a ver los espectáculos, pero también las conferencias, las exposiciones y las proyecciones de documentales. Para mi, la más impactante fue “Mar de Plástico”, impartida por la bióloga Isabel González. Mahahual, por su ubicación geográfica es especial: las corrientes del mar llenan la playa con toneladas de basura del mar. Se han encontrado botellas que llegan de China o Rusia, lo cual me parece increíble.

De lo que aprendí en la conferencia, les dejo algunos datos contundentes de los niveles de contaminación del mar que son para alarmarse:

  • El 99% del mar contiene residuos plásticos, es decir, prácticamente su totalidad.
  • Estudios revelan que en los océanos del mundo existe más plástico que plankton.
  • El reciclaje no termina con la contaminación por polímeros, por lo que no es una solución sustentable. De hecho, la basura de los países ricos, por lo general termina en los países pobres y regresa a todo el mundo a través del mar.
  • 35% de las muestras de peces en el Océano Pacífico contienen plástico, un dato contundente del nivel de contaminación que hay en el mundo.

Cuando terminó la presentación de Isabel me quedé helado. Es vital hacer conciencia sobre el problema y la única manera de evitarlo es dejar de generar basura, principalmente el uso de polímeros.

En temas más agradables, en cuanto a la música se refiere, destacaron los conciertos de Cuevo, Yerbabuena y el cierre con Francisco Céspedes (el evento más importante en la historia de Mahahual). Yo llegué el jueves, para los últimos días del festival, pero me dicen que el concierto de David Rotundo, Alberto Colombo y Enrico Crivellaro fue espectacular. Al final pude disfrutar un poco de ellos en la Jam Session, cuando compartieron el escenario con Xleba Sound, Cuevo y Yerbabuena.

Durante la semana se presentaron libros, se habó de poesía y teatro con la presentación del monólogo ‘Me Vale Madres’ de Prem Dayal.

Luciano estaba un poco preocupado por la mesa de debate ¿Por qué el mundo está tan jodido?, con Juan Miguel Zunzunegui, en la que también participó el mismo Dayal. 

“Tenía un poco de miedo de la reacción del pueblo porque Zunzunegui sostiene que la Virgen de Guadalupe es una imposición de España y cuestiona su legitimidad, afirmado que el verdadero padre de México es Hernán Cortés”, reconoce Consoli, entendiendo que para muchos debotos podría ser un gran conflicto.

“Prem Dayal en su monólogo incorporó el polémico tema del ‘paraíso bíblico’, desmentido recientemente por el Papa Francisco quien dijo que es ‘una metáfora’. Durante la obra Dayal se pregunta cómo por años, miles de años, nos habían hablado del cielo y el infierno y ‘ahora nos salen conque no era cierto, que se equivocaron’”, comenta el director del festival, entre risas y con tono irónico.

En un debate intersante, le pregunté a Luciano, ¿cómo poner en el mapa a Mahahual sin que termine conviertiéndose en Playa del Carmen?, o peor.

“Es complicado, pero actualmente existe una ley de protección del manglar. También la ley de protección de la biósfera de Sian Ka’an, del parque marino de Xcalak y el parque del Chinchorro. Tendría toda la cámara (el congreso) que revocar la ley para que pasara algo así. Eso no quiere decir que no lo puedan hacer. Sin embargo, con las tres ediciones del festival hemos llegado a 384 artistas e intelectuales que se han convertido en embajadores de Mahahual, dispuestos a defenderlo”, afirma Luciano

El impacto positivo que ha tenido Cruzando Fronteras ha ayudado a traer turismo al pueblo, además de resguardar la zona. Los mahahualeños reconocen que quieren tener más visitantes, pero apuntan a los viajeros que buscan un lugar tranquilo para disfrutar.

“Aquí llegan los que quieren olvidarse del tráfico y que no les interesan las discos y los grandes hoteles. Qué bueno que existe Cancún y la Riviera Maya porque trae mucha derrama económica al país. Pero para los que buscan algo diferente, aquí estamos nosotros, un producto ecoturístico, ‘light’, dentro del mismo marco del caribe mexicano y con la misma calidad”.

Mahahual está a tiempo de salvar su escencia, esa que desafortunadamente han perdido otros lugares como Tulúm, por ejemplo. El trabajo de Luciano y los organizadores del festival está dando resultados inmediatos en defensa del ecoturismo que proponen, con hoteles no mayores a 50 habitaciones, sin afectar la economía de los pobladores.

Los invito a conocer Mahahual, como inicié diciendo esta nota, un lugar mágico que te atrapa y hacer conciencia sobre el problema de la basura y la contaminación de los mares del mundo.