Entrevista con Gastón Parisier, Director de Bigbox, la Nueva Manera de Regalar Experiencias en México

Archivado en: 

Tuve la oportunidad de conocer y platicar con Gastón Parisier, visionario empresario argentino que trajo a México su exitoso concepto de regalar momentos especiales para la vida. Gastón está convencido –además de que está comprobado científicamente- que el acto de regalar brinda felicidad a quien da, al igual que a quién recibe.

Bigbox motiva a que este acto suceda más seguido basado en experiencias, ya que implica una doble felicidad: recibir el regalo, gozarlo y después recordar lo vivido.

JP. ¿Cómo creas Bigbox?

GP. "Esto (fue) hace diez años, tenía 24 años en ese entonces, era mi cumpleaños y un amigo me regaló un salto en paracaídas. Me dijo: ‘feliz cumpleaños, nos vamos a saltar en paracaídas’. Yo le dije: ‘Pará; no, no, no… ¿cómo saltar en paracaídas?’. ‘Sí, si. Vamos a ir a saltar de un avión’. Yo nunca había hecho esa experiencia. Se me hacía una locura. La primera vez que estás arriba de un avión y por qué voy a saltar si funciona perfectamente bien y va a aterrizar. Ahí viví la adrenalina de ese salto por primera vez, que fue algo increíble. Todavía lo recuerdo como si hubiese sido ayer. No lo voy a olvidar nunca y dije: ‘este es uno de los mejores regalos que me hicieron’. Y ahí fue cuando hice el click de lo impactante que es regalar experiencias".

"Empezamos en Argentina. Después no expandimos a Uruguay, después a Chile, a Perú y ahora estamos aquí en México, hace pocos días".

JP. ¿Cómo ha sido la aceptación de Bigbox?

GP. "¡Es increíble!, es increíble. Para un mercado maduro como es Argentina, ya estamos hace 10 años, tenemos por año casi medio millón de regaladores. Medio millón de personas que confían en Bigbox para los regalos de Navidad, para el Día de la Madre, para el Día del Padre, para San Valentín, para los cumpleaños, para los aniversarios, y es una solución que tiene muchísimo empuje".

JP. ¿Cuáles son la experiencias más disruptivas?

GP. "Hay de todo. Las que más disfrutamos son las experiencia de manejo extremo, digamos, desde manejar autos de rally hasta autos de Fórmula 1, en el autódromo de Buenos Aires, que son autos preparados con doble cabina y un piloto que es el que maneja".

"Los primeros meses son de construcción para construir el inventario: tener muchos restaurantes, hoteles, centros deportivos, paseos en globo, hoteles en la Riviera Maya, Punta Mita, Cabo San Lucas, San José del Cabo. Y eso ha sido extraordinario, tenemos una recepción impresionante. Hoy Bigbox en México tiene una oferta de experiencias espectaculares. Recién ahora empezamos a ver como eso tracciona en el cliente, ya tuvimos nuestros ‘early adopters’, las primeras dos semanas tuvimos más de 100 ventas digitales que es realmente espectacular, gente que no nos conoce y que ingresó a la plataforma o porque escuchó o vio algo, y empiezan a ser los primeros en adoptar el concepto".

JP. ¿Qué hace a Bigbox diferente?

GP. "Propósito, propósito, propósito. Para mi eso es lo más importante. Hay muchas compañías que empiezan con un diferencial de precio, de… nosotros tenemos un propósito, una esencia, es el motivo por el que estoy yo acá, y no la directora de marketing, nosotros realmente creemos en que regalar le hace bien a uno, a quien hace el regalo. Creemos en eso, en la felicidad de regalar. Creemos que el compromiso de ir a buscar algo que va a hacer a alguien feliz, también lo hace feliz a uno".

JP. ¿Qué te ha dejado Bigbox en estos diez años?

GP. "No hay nada que yo disfrute más que leer los ‘reviews’ (reseñas). Nada, nada. Y leer las historias de la gente. Hay gente que recibió un curso de avión y ahora hacen pilotaje, porque encontraron una nueva pasión. Gente que regaló una clase de cocina, se enamoraron y ahora siguen tomando clases de cocina. Uno cuando elige una experiencia, nunca sabe donde va a terminar por que puede descubrir una (nueva) pasión".

"Tenemos un caso que a mi me encanta: un banco le regaló a todos su empleados un Bigbox de gastronomía, y una de las empleadas que recibió el regalo lo fue a consumir en un restaurante uruguayo en Montevideo, y la persona que la iba a acompañar a la comida no fue, y entonces el cocinero, para que ella no esté sola, se sentó a la mesa, empezó a charlar y bueno… hoy son marido y mujer".

"Las experiencias lo que tienen es que son el inicio de algo nuevo en nuestra vida. Nunca sabes en donde terminan".

Gastón concluye diciendo que ‘hay que regalar, porque está comprobado que dar, regalar y estar para el otro, nos hace muy felices’, y tiene mucha razón. Los invito a conocer Bigbox en bigbox.com.mx y dense la oportunidad de ser felices haciendo felices a quien más quieren.